Looking For Fashion?




Sacando a la luz un mundo hasta ahora desconocido.


A muchos les gusta el arte y la historia, pero, ¿saben como este se restaura y conserva? Con mi propuesta no solo invito a los usuarios a conocer los misterios que se esconden detrás de esta profesión, si no que también le ofrezco a los profesionales una herramienta útil y funcional.

En tan solo 2 semanas he creado un prototipo para los doctores del arte. ¿Doctores del arte? Efectivamente, hablo de los Conservadores y Restauradores de Bienes Culturales. Pero, ¿por qué una UX/UI designer haría algo así? Veréis, antes de empezar esta aventura como diseñadora, embarqué un viaje al pasado y quedé enamorada de todo lo que de este se podía aprender para mejorar nuestro presente y nuestro futuro. Me dediqué a conservar y restaurar piezas arqueológicas para que las futuras generaciones pudieran enamorarse también y conocer las historias que cuentan. Y, aunque mi trayectoria como restauradora acabó prematuramente, mi nuevo rumbo como diseñadora puede acercar a los usuarios al mundo de la restauración y darles a los profesionales una herramienta que les pueda ayudar con su trabajo. Pero, ¿a la gente le interesaba conocer este mundo? Con ayuda del Design Thinking, pude investigar y desarrollar mi prototipo.

Investigando:

Con la duda (y el deseo) de si de verdad había algún interés por parte de la gente de conocer más sobre la conservación y restauración, decidí hacer una pequeña encuesta de guerrilla a los visitantes del “MAN”, o más conocido como el “Museo Arqueológico Nacional”. Y, aunque no todos conocían lo que era la conservación y restauración, y los que lo conocían lo hacían por el “Ecce Homo” y malas praxis que aparecen en los telediarios, el 100% de los encuestados contestó que sí querría conocer más sobre la profesión y de cómo han sido restauradas las piezas expuestas en los museos.

Después con ayuda del benchmarking, comencé a comparar las principales apps de los museos, comparándolos estéticamente, en contenido, funcionalidades mínimas imprescindibles y si estas eran accesibles o no a todos los sistemas operativos, quedando automáticamente descartadas las que solo estaban disponibles para IOS, como la de Louvre, MoMA o el Tate.

Y, aunque podían tener sus ventajas y desventajas, ninguna hablaba sobre los procesos de restauración. Pero, ¿Y las páginas web de los museos? Pues después de mi desk research llegué a la conclusión de que aunque en los museos de otros países tienen más recursos que en los de España, en España tienen menos reparo en hablar sobre la restauración de sus obras, excepto en Amsterdam, donde lo graban y exponen a todo el público, pero solo su obra cumbre y no varias como hacen el Museo del Prado, el MAN o el Thyssen. Aun así, la información que aportan es demasiado breve y básica. Apenas explican al espectador lo que hacen y para un profesional del sector se queda demasiado corta la información, por lo que no ayuda a sus trabajos de investigación o ha aprender sobre técnicas y productos que utilizar para sus propias restauraciones.

Por último realicé una entrevista a un profesional del sector, del cual obtuve varios datos que respaldaban mis sospechas iniciales y los datos que obtuve de las encuestas:

  1. Los usuarios quieren y están pidiendo que en los museos se hable más sobre la restauración de sus piezas y la profesión en sí.
  2. Para el restaurador es muy difícil encontrar y obtener información útil para su labor o acceder a los informes de instituciones y museos importantes, aunque el IPCE (Instituto de Patrimonio Cultural Español) a hecho públicos todos los informes de las piezas que han restaurado.

Después de todo el proceso de investigación, quedaron dos cosas muy claras: existe una verdadera demanda por parte del público de conocer más la profesión, y el profesional necesita que se compartan más los informes e información relevante entre ellos.

Decidiendo:

Ya tenía la información que necesitaba, por lo que ahora tocaba decidir qué quería que llevara mi app. Gracias al benchmarking, esto se me hizo mucho más fácil, pero tenía tantas funcionalidades que quería implementar que no podía incluirlas todas, por lo que con ayuda de un User Journey y de un MoSCoW pude priorizar e implementar en mi prototipo las funcionalidades más importantes y dejar otras como futuribles.

Y, con esta priorización ya en mente, comencé a ordenarlo con la ayuda de un Site map. En él desarrollo como iría la información ordenada acorde a los dos posibles perfiles: el del usuario visitante de museos y del restaurador

Y por último, realicé una Propuesta de valor centrándome sobretodo en las frustraciones que podría aplacarle mi propuesta a los profesionales.

Prototipando:

Antes de ponerme a hacer wireframes en alta, tenía que tener claro el estilo estético que tendría mi app, su logo y el nombre:

  1. Logo: He recurrido a ilustrar las dos herramientas que mejor podían simbolizar mi app: el bisturí, herramienta básica de trabajo del restaurador, y el pincel, herramienta universal del arte y la creatividad. En cuanto a los colores de la marca, tras realizar varias pruebas, recurrí a un degradado de azules y morados, el azul simbolizando nuevamente el lado analítico e intelectual mientras que el morado simboliza el carácter más creativo y misterioso. En cuanto al nombre, opté por realizar un juego de palabras en la que la terminación “-arte” del nombre tendría una tipografía que simulara pinceladas.

2. Colores: En cuanto a la estética de la app quería huir de la monocromía que habían utilizado en las apps que analicé durante mi benchmarking, ya que me parecían demasiado serias y monótonas. Pero, ¿como podía incluir colorido a mi app sín que este tuviera más protagonismo que las obras y piezas que iba a contener? Pues, recurriendo al blanco como el color más dominante, que además de ser un color muy limpio y luminoso, hace alusión al lienzo sin trazar o pintar. Además de incluir algunos grises como neutros, volví a incluir los colores principales de la marca (el azul y morado) para simbolizar las distintas secciones que tendría mi app: la de Explora, que tendría un carácter más informativo, y la del Perfil del usuario, que tiene un carácter más personalizable. En cuanto al uso del negro, opté usarlo para simbolizar la sección del Diccionario y para los textos explicativos, y recurrí al rojo y al verde como semánticos para simbolizar cuando un usuario guardaba una obra como favorita y para la confirmación de la descarga de contenido.

3. Tipografía: Con respecto a las tipografías recurrí a utilizar una tipografía más estética para los títulos principales de las distintas secciones como la Quando y a una tipografía más sencilla y moderna para el resto del contenido como la Raleyway, jugando con sus pesos para jerarquizar la información.

Por último, comencé a idear por Balsamiq mis wireframes en low fi para ordenar como estaría dispuesto el contenido, y a prototipar en high fi en figma, utilizando una grid de 8px.

¿Y cuál es el resultado de todo este proceso?

Descúbrelo aquí: http://bit.ly/2shfibj

And if you want to read it in English, click here: http://bit.ly/2YGRr1d


Sacando a la luz un mundo hasta ahora desconocido. was originally published in UX Planet on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.